La experiencia adquirida a lo largo de 55 años de ejercer uno de los pilares de toda sociedad; la docencia, nos ha permitido establecer vínculos con los ex alumnos y padres de familia y que con mucho orgullo disfrutamos de esta relación dentro un marco de valores, límites y sobre todo sentimientos como el amor que nos ha llevado a fomentar la sana convivencia en nuestra comunidad escolar.

Estamos conscientes de que las relaciones interpersonales deben llevar un proceso y en ese manejo toda la información que se proporciones a nuestros alumnos y padres de familia permite su formación como hombres y mujeres de éxito y logros profesionales pero sobre todo, seres humanos que disfrutan de la felicidad y de la relación con pares, amigos, familia y sociedad.

El Instituto Simón Bolívar ha creado estos vínculos a través de valores y sentimientos como el respeto, compañerismo, honestidad y amor por mencionar algunos; de tal forma que nuestros ex alumnos, ahora padres de familia deciden inscribir aquí a sus hijos, confían en nosotros como una Institución educativa que puede dar todas las herramientas cognitivas y un plus a sus hijos como en su momento se les ofreció a ellos,

La confianza que depositan ahora como padres en nuestra Institución seguros de la calidad no sólo académica sino social y emocional nos reafirma que lo hemos hecho bien a lo largo de estas generaciones, que los esfuerzos y profesionalismo de docentes y administrativos ha dado resultados y que seguimos a la vanguardia en todo lo que ha educación, formación e integridad de cada uno de nuestros alumnos se refiera.

Es de gran satisfacción mencionar que otros ex alumnos han regresado a trabajar en el Instituto, mencionan el grato recuerdo que tienen de sus años de estudiantes y que ahora desean cooperar y devolver un poco de lo mucho que ellos recibieron de sus maestros, directivos y administrativos.

El Instituto Simón Bolívar ha creado vínculos tan fuertes y cálidos así como honestos y asertivos a lo largo de todos estos años de trabajo con valores definidos y conscientes que los sentimientos juegan un papel determinante en la formación de seres humanos felices y sanos y es por ello que con mucho orgullo podremos seguir diciendo que Somos y seguiremos siendo Simón de Corazón.

 

Martha Razo

Psicología