Hasta la fecha, la Educación Primaria comprende el periodo escolar más largo. Es considerada el fundamento para evitar el fracaso escolar y por lo tanto se presume como la etapa educativa más significativa.

Sin duda alguna, los seis años de Primaria son aquellos en los que adquirimos mayores elementos básicos de cultura, así como aprendizajes relativos a la expresión oral, la lectura, la escritura y el cálculo aritmético. Para reforzar estos conocimientos, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha creado un programa de seguimiento en todos los grados. El programa comprende las siguiente materias:

Primer y Segundo grado

  • Español
  • Matemáticas
  • Exploración de la naturaleza y sociedad
  • Formación cívica y ética
  • Educación artística
  • Educación física

Tercer grado

  • Español
  • Matemáticas
  • Ciencias naturales
  • La entidad donde vivo
  • Formación cívica y ética
  • Educación artística
  • Educación física

Cuarto, Quinto y Sexto grado

  • Español
  • Matemáticas
  • Ciencias naturales
  • Historia
  • Geografía
  • Formación cívica y ética
  • Educación artística
  • Educación física

A pesar de la gran importancia que se le suele dar a las calificaciones obtenidas en cada una de estas materias, es importante tener claro que estos resultados no serán garantía de éxito en el futuro. Si bien los alumnos irán incrementando su aprendizaje en relación a cada una de ellas, el objetivo principal de la Educación Primaria no es la adquisición de conocimientos, sino el desarrollo de las Habilidades para la Vida. Estas han sido clasificadas por la SEP en cinco Competencias principales, comprendiendo dos habilidades cada una.

El objetivo de desarrollar estas competencias se debe a que el inicio de esta etapa educativa representa también el comienzo de una autonomía mucho más marcada sin la cual el desarrollo real de estas habilidades no sería posible. Durante estos años se experimentan las transformaciones más drásticas en lo físico, social, emocional, intelectual y moral, de ahí la importancia de contar con estas habilidades como herramientas para poder enfrentar de forma positiva todos estos cambios.

Este desarrollo involucra de forma principal a alumnos/as y docentes, pero claramente no deja de lado a los padres y familiares involucrados en la educación integral de los niños/as. Por el contrario, para ellos implica ajustar su forma de tratarlos y relacionarse con ellos. Esta adaptación suele ser más difícil para los adultos que con frecuencia muestran resistencia al cambio y negación ante la transformación de sus hijos/as. Es de suma importancia contar con su apoyo y compromiso para reforzar estas habilidades fuera del ámbito escolar ya que su postura y trato en casa puede favorecerlas u obstaculizarlas. La sobreprotección durante esta etapa representa una fuerte limitación para el desarrollo integral del individuo.

El éxito de este ciclo no responde a las calificaciones obtenidas, sino al desarrollo progresivo de estas habilidades, las cuales son necesarias para todas las áreas de nuestra vida. Generalmente las historias de éxito abarcan mucho más que los antecedentes académicos, por ello es importante entender la Educación Primaria como algo más complejo que la adquisición de conocimientos y estar atentos a todos los logros y dificultades que presentan nuestros hijos/as.

 

Psic. Fernanda Morales

Primaria