Se abordó la importancia de una alimentación sana y balanceada en la infancia. Se explicó a los padres de familia las consecuencias físicas, tales como enfermedades cardiovasculares, diabetes, etc. Así como las consecuencias emocionales, por ejemplo, baja autoestima, pobre autoconcepto, inseguridad, etc. Que sufren los niños con sobrepeso y obesidad. Se mostró la relación que en ocasiones existe entre la comida como medio de gratificación o castigo en la dinámica familiar. Finalmente se hizo hincapié en los alimentos que favorecen una alimentación sana, se proporcionaron los grupos y opciones alimenticias que favorecen un sano desarrollo.