Muchos estudiantes de diferentes edades detestan las matemáticas. Esto se debe, en muchas ocasiones, a que ellos no encuentran la diversión y aplicación de las matemáticas en la vida real.

Para decirlo de otro modo, las matemáticas, para muchos niños y adultos, se limitan a operaciones de diferente índole sobre el papel y esto produce una falta de motivación que puede desembocar no solamente en un desinterés sino también en la pérdida de una habilidad o dominio tan importante y necesario para la vida como lo son las matemáticas.

Debemos incentivar a los niños en la búsqueda creativa de las matemáticas aplicadas a la vida cotidiana.

¿Cómo podemos hacer las matemáticas divertidas?

Existen diferentes formas para que los niños se sientan motivados y apliquen las matemáticas sin siquiera darse cuenta.

 

1º Paso

No debemos utilizar frases como: “vamos a aprender matemáticas”. Simplemente propondremos algunas de las siguientes actividades que mejor se adapten a las edades e intereses de los niños. Luego, con el paso de los días o meses, puedes ir incorporando el vocabulario del juego asociado con las matemáticas. Esto ayudará a que el niño pierda ese rechazo inicial que tiene, producto de lo que dijimos al inicio: falta de motivación hacia las matemáticas.

 

2º Paso, Escoge un juego que sea de su interés

Los deportes como motivación

Podemos aplicar las matemáticas al deporte, por ejemplo vamos a realizar una clase de matemáticas en un campo de futbol o baloncesto, en él podremos medir las dimensiones de la cancha, practicando futbol podemos explicar la cantidad de fuerza o movimiento del balón al realizar un saque de falta o tiro de baloncesto. Calcular alturas, áreas, pesos, cálculos básicos aplicados a un área que entusiasman a los niños y niñas.

Día de campo o un día en un centro comercial

Podemos programar una excursión al campo y si no existe esa posibilidad, una visita al centro comercial más próximo y ¿Qué podemos hacer allí? En el campo podemos calcular la altura de los árboles o la cantidad aproximada que hay en un estanque o río. En un centro comercial podemos calcular descuentos, precios, ahorro etc.

Un día entretenido haciendo matemáticas divertidas.

Utiliza las herramientas interactivas.

Estas se encuentran en páginas relacionadas con el mundo educativo y ayudan a que los niños se sientan motivados y estimulados para aprender de forma divertida.

Utiliza lo cotidiano para enseñar

Más allá de lo que pueden indicar los libros de texto y que por supuesto debemos respetar, lo importante es adaptar el material de estudio para que los niños se sientan estimulados. Por ejemplo: si se ha jugado un campeonato mundial en ese año o por eso días y los niños no dejan de hablar de esto, será mucho más productivo que abordemos esta temática que si decides enfocar su atención en algo que nada tenga que ver con esto. Puedes utilizar dicha temática como disparador (motivador) inicial y de allí continuar.

Daney, 2017