Ana Fernanda Olvera Juárez  1

Andrés Ruvalcaba Ambriz 1

Ricardo Vera Rendón 1

  1. Área II: Ciencias Biológicas y de la Salud

 Instituto Simón Bolívar, Mayorazgo de Solis no. 65 col. Xoco Del. Benito Juarez C.P 03330

Resumen: La tortuga japonesa o de orejas rojas es originaria de la región que comprende el sureste de los Estados Unidos y el noreste de México, aunque en la actualidad se encuentra en muchas otras partes del mundo gracias a su comercio como mascota.

Palabras clave:

Género: Trachemys; Familia: Emydidae; Longitud: 19cm; Clase: Sauropsida; Reino: Animalia.

The Japanese or red-eared turtle is native to the region that comprises the southeastern United States and northeastern Mexico, although it is now found in many other parts of the world thanks to its pet trade.

Key words:  Genus: Trachemys; Family: Emydidae; Length: 19cm; Class: Sauropsida, Kingdom: Animalia

INTRODUCCIÓN

La tortuga japonesa o de orejas rojas es una subespecie de tortuga semiacuática perteneciente a la familia Emydidae.

Las tortugas iniciaron su evolución hace por lo menos 200 000 000 de años. Hoy en día se pueden encontrar seis géneros y ocho especies diferentes.

Nuestro objetivo es conocer los cuidados, el tipo de vida, la alimentación, el hábitat de la tortuga japonesa.

Junto con las lagartijas, las víboras y los cocodrilos forman el grupo de los reptiles, las tortugas son organismos vertebrados poikilotermos, de piel seca, desprovista casi totalmente de glándulas y protegida

por escamas córneas, tienen una armadura que está formada por el carapacho y el plastrón unidos por medio de puentes.

Poseen una concha que está constituida por placas óseas, arregladas en forma de mosaico, que por arriba forman una bóveda, generalmente cubierta por escudos córneos; dicha coraza tiene dos

aberturas, una en la parte de adelante, por donde salen la cabeza y los miembros anteriores, la otra ubicada atrás y hacia abajo, por donde salen la cola y los miembros posteriores. Tienen la cabeza típicamente reptiliana, de escamas córneas y carecen de dientes que son sustituidos por una rhamphoteca. Además, su aparato auditivo parece no estar muy desarrollado.

Poseen un corazón con tres cavidades, dos aurículas y un ventrículo.

Su respiración es pulmonar:  fuera del agua presentan inhalación pasiva, dentro del agua presentan la exhalación pasiva.

Poseen regulación térmica, ya que el agua es mejor conductor térmico que el aire y los obliga a permanecer en zonas templadas o tropicales, siempre encima de los 20 º C.

Se les llama tortugas japonesas, a pesar de que no son originarias de Japón. Se piensa que se les pudo asignar este nombre debido a que dentro del ojo tiene una pequeña raya horizontal negra, que les da la apariencia de tener los ojos rasgados.

Esta subespecie se ha convertido en la tortuga más comercializada y en una de las mascotas más populares en los últimos años, debido entre otros factores a que su cuidado es relativamente sencillo. Se ha vuelto muy popular en numerosos países.

Está incluida en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Debido a su potencial colonizador y constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, esta especie ha sido incluida en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto. (1) (2)

ANATOMÍA

El caparazón de esta especie puede alcanzar hasta los 30 cm de longitud, aunque se han encontrado ejemplares de más de 40 cm, pero en promedio miden de 12 a 20 cm. Las hembras suelen ser un poco más grandes que los machos. Llegan a vivir entre 20 y 30 años, algunas tortugas incluso llegando a vivir más de 40 años. Al estar en cautiverio su vida suele ser más corta. La calidad del hábitat en el que se encuentren también influye en su esperanza y calidad de vida.  (3)

DEMORFISIS SEXUAL

Esta especie presenta dimorfismo sexual, esto quiere decir que el macho y la hembra tienen características físicas distintas uno de otro.

Cuando son jóvenes, todas las tortugas japonesas son prácticamente iguales independientemente de su sexo, por lo que es casi imposible determinarlo. Cuando pasan a ser adultas (en el caso de los machos cuando su caparazón mide unos 10 cm, y en el de las hembras, cuando mide unos 15cm), es mucho más fácil distinguir el género. Normalmente, el macho es más pequeño que la hembra, aunque este parámetro en ocasiones es difícil de aplicar ya que se podrían estar comparando individuos de diferentes edades. Los machos tienen las uñas de las patas delanteras mucho más largas que las de las hembras, lo que le ayuda a sujetarse mejor a ella durante el apareamiento y sirven durante la danza del cortejo. La cola del macho también es más gruesa y larga, y la cloaca, que se encuentra en la cola, está más alejada del cuerpo. La parte inferior del caparazón o plastrón del macho está ligeramente curvado hacia adentro, es decir, es cóncavo, mientras que el de la hembra es totalmente plano. Esto también le ayuda al macho durante el apareamiento para poder adaptarse mejor al caparazón de la hembra. También se dice que los machos tienen las manchas rojas más grandes y de un color más brillante. La apariencia de las hembras es prácticamente la misma durante toda su vida.

Tanto macho como hembra alcanzan la madurez sexual a los 5 ó 6 años de edad, pero si se crían en cautiverio, no hibernan y se alimentan abundantemente, crecen con mayor rapidez que en la naturaleza y por lo tanto maduran antes, pero aun así deben pasar al menos unos años para que alcancen plena madurez. (4)

CUIDADO EN CAUTIVERIO 

Las tortugas japonesas suelen ser utilizadas como mascotas. A menudo son vendidas a precios bajos junto con pequeños recipientes de plástico, y pueden ser adquiridas por los niños, pero requieren cuidados específicos y muy meticulosos.

Estas tortugas pueden vivir varias décadas con los cuidados adecuados, así que la posesión de una tortuga no es un asunto que deba tomarse a la ligera ya que es un ser vivo y se tiene que cuidar.

Los reptiles son portadores asintomáticos de las bacterias del género Salmonella.

Esto genera preocupaciones justificables, dadas las numerosas referencias de infecciones en humanos vinculadas al manejo de tortugas que ha motivado restricciones a su comercialización en EUA. (5)

Para muchos cuidadores, mantener la higiene básica reduce enormemente el riesgo de cualquier tipo de infección en la mayoría de los casos. El potencial riesgo en la salud es otra razón por la que los niños no deberían tener contacto con las tortugas de orejas rojas o ser sus cuidadores principales. Si bien portan la bacteria que causa salmonelosis, no es muy preocupante si se tienen las medidas de higiene necesarias. (6)

Material y método:

Piedras

Calentador

Pecera

Agua

Charola

Formol

Sierra para cortar caparazón

Alimento:

Charales (vivos y secos)

Artemia

Resultados:

La tortuga a los dias de que se nos fue entregada decidimos medir la temperatura que era de 14 grados ya que la tortuga no presentaba mucho moviemiento.

Conseguimos un calentador para el acuario para aumentar la temperatura del agua y asi mejorar la salud de la especie y con medicamento el cual fueron tabletas de calcio, se puede mostrar en la siguiente tabla.

Bimestre Temperatura Sintomas
1ro. 14 grados No mostraba reacciones rápidas
2do. 16 grados Casi no comía y presentó una infección en los ojos
3ro.  

20 grados

 

Con tabletas de calcio y un calentador la tortuga mostró mejoras de salud

En diciembre una semana antes de regresar a clases, la tortuga presentó síntomas de alguna enfermedad, fue trasladada al veterinario para su revisión y tuvo una infección en los ojos, estuvo en tratamiento una semana y regresó al laboratorio.

Casi para semana santa la tortuga presento síntomas de salivación en la boca y casi no tenía movimiento alguno, la tortuga falleció el 23 de marzo 2018.

Se hicieron cultivos del agua donde se encontraba la tortuga para observar e identificar si había presencia de salmonella y los resultados fueron positivos.

DISCUSIÓN DE RESULTADOS  

Pudimos observar que con menor era la temperatura del agua de la pecera mas probabilidades era de tener infecciones la tortuga o podia sentirse peor, pero con un calentador se sentia mejor.

Nos dimos cuenta de igual forma que la especie no queria comer por el frio que habia en el acuario y los charales secos desde inicios del tercer bimestre ya no le gustaban mucho y tuvimos que alimentarla con charales vivos y artemia.

Para este cuarto bimestre la tortuga volvió a presentar síntomas de no querer comer, una vez que falleció, se están haciendo investigaciones y estudios para identificar cuáles son los factores que hayan provocado su muerte.

Por lo investigado no presentó todos los síntomas de neumonía ni salmonela, sin embargo, son las dos enfermedades más identificadas que pudo haber causado su muerte.

Al realizarle la autopsia presento hemorragias internas, esto debido a que tuvo alguna infección, que en este caso pudo haber sido salmonella.

CONCLUSIONES

En estos dos últimos meses pudimos observar que la tortuga de tener una infeccion en los ojos pudo mejorar a base de unas tabletas de calcio y unas inyecciones en sus dos extremidades superiores, con un calentador en el acuario en donde la tortuga vive presento más movimiento.

Nuestro objetivo fue aceptado los tres bimestres ya que conocimos el tipo de alimentación, de vida y las caracteristicas de la especie.

Esta información sirve para poder hacer los acuarios para su cuidado de manera que queden casi iguales a su hábitat y así poder conservarlas, ya que hoy en día están en peligro de extinción por varias causas.

AGRADECIMIENTO

Agradecemos el apoyo y la atención a la bióloga Julieta Guido Jiménez que estuvo con nosotros a lo largo de año.

BIBLIOGRAFÍA

  • Márquez, René. Las tortugas marinas y nuestro tiempo. México: (SEP; FCE; CONACYT), 2002. (La Ciencia para Todos; 144).
  • National Geographic Edición 1 Animal Planet vol.1 Photo ark Abril 2016

Nuevo cada mes

  • Starr,S Biología: La unidad y la diversidad de la vida. 12a Edición
  • Spellman,L.H Enciclopedia de los animales Edicion 1ra No. Págs 304, 2014
  • Wallace, J.N Tortugas marinas Editorial Sea challengers 2001 No de págs. 40
  • Taggart, S Biología y seres vivos 2da edición Págs 32-34 2008